Merchandising electoral | Trump vs Biden

Analizamos los artículos promocionales que triunfan en las elecciones USA

Si partimos de que un logotipo ha de expresar gráficamente una serie de connotaciones, la logomarca de un partido político junto al lema de campaña, servirán de refuerzo para transmitir los valores y el compromiso que hace el candidato con sus electores.

El logo de Biden y el no-logo de Trump

Mientras Biden-Harris equilibran formatos, Trump adquiere protagonismo respecto a Pence en cuanto a tamaño, y eso que se trata de 5 caracteres en ambos casos. Sería una buena oportunidad para equilibrar pero queda claro que hay 2 categorías diferentes en este caso y que uno de ellos pesa bastante, obvio.

Biden construye una logomarca precisa, jugando con la E para convertirla en icono con connotaciones de bandera, cortada gráficamente por la forma curva que la precede. Los diseñadores vamos buscando formas simples, principalmente geométricas y fáciles de reconocer. Se trata de un logo sobrio y equilibrado que cumple su objetivo. Veremos que funciona y se reconoce tanto a gran tamaño como en objetos de merchandising pequeños.

El de Trump-Pence no es un logotipo tal cual, carece de personalidad y estoy segura de que, en mi próxima visita al oftalmólogo, cuando me haga leer las letras saldrá alguna combinación parecida. Tipografía de palo seco, mucho interletrado y para qué más… Bueno, la sucesión de 5 estrellas… (muchas marcas de cerveza usan esa disposición, pero con mayor elaboración). Quizá la mala experiencia de un logo de aficionado para la campaña de 2016 hizo descartar el diseño de un icono rotundo para el 2020 (no entiendo porqué). Suerte que nuestro cerebro es sabio y olvida fácilmente esas agresiones visuales, porque la T penetrando a la P secundaria es para borrar cuanto antes de la mente.

Echo en falta un poco más de osadía en ambos casos. Todo sigue siendo muy conservador, desde los colores, azul marino, rojo y blanco, que al ser los de la bandera, hacen que el resto de espectro cromático vaya al fondo del cajón, por lo que nos lo mandarán a Europa, que ya lo utilizaremos en las diferentes campañas. Las tipografías no son arriesgadas y los elementos recurrentes son, cómo no, la bandera y las estrellas. Una estética muy army y, como diría The Boss, Born in the USA.

El lema de Trump y el invisible lema de Biden

Make America great again y Keep America Great son buenos lemas y llevamos escuchando el primero 4 años, lo cual aún acentúa más su fuerza. Verlo de continuo pronunciado por el presidente y lucido a diario en el bordado de su gorra en primer plano lo magnifica aún más. No es original suyo ya que lo utilizaron ambos partidos con anterioridad (impensable hacer eso por aquí) pero el republicano lo ha enfatizado, entre otras cosas, al silabearlo tan marcadamente y con la cabeza inclinada 45º (como el puesto de presidente que tocaba).

El lema realmente es más importante, es la frase que se nos queda y que sintetiza las promesas de campaña de un partido.

El lema lo vamos a repetir porque nuestro cerebro lo asocia con el partido determinado. Ha de ser corto e intentar superar al Yes, we can de Obama.

 

Imagino que Battle for the soul of the Nation es el lema de Biden, lo he visto asociado a su gráfica y así será, pero no creo que haya llegado al público como el de Trump.

Alguna vez escuché que la política es como el fútbol, uno es de un equipo y lo será el resto de su vida, con poca variación. No entraré en valoraciones más allá de la gráfica y la comunicación, pero solemos ser fieles a nuestro partido político a pesar de un logo o un lema poco trabajado; eso sí, nos sentimos orgullosos cuando vemos un buen respaldo estético-comunicativo. También creo que en Europa somos más arriesgados a la hora de comunicar en nuestras campañas, especialmente en España. También hacemos buen merchandising aunque reconoceré que los americanos aplican una estética muy uniforme y reconocible, además de llenar nuestras retinas de impactos visuales. Guardo en casa merchandising de Obama con auténtica devoción y dejaría la famosa gorra roja del Make America Great Again a los nietos que no tengo.

Por 30$ puedes hacerte con uno de los iconos más relevantes de Trump. Da igual si el outfit es traje-marino/corbata-roja o albornoz blanco con dorados, la gorra siempre da un toque… ¿cercano? 🤔 y muy juvenil.

Es una gorra bordada por todas partes, la mires por donde la mires te aparece la bandera, el 45 y sobretodo su rotundo eslogan; para que luego digan que no da puntada sin hilo… (el bordado de las gorras se mide por las puntadas).

 

Por el mismo precio Biden te ofrece dos modelos de gorra 100% made in USA pero con muuuucho menos bordado. Únicamente el frontal para diferenciar con un JOE más campechano.

Por 18$ las de Biden y 30$ las de Trump, puedes beber lo que te apetezca en la taza de tu candidato favorito, en espera de los resultados.

Se trata de un clásico del merchandising. Hay que recordar que Trump tiene una tienda online permanente, además de la de campaña, donde puedes comprar vasos de todo tipo, para whisky, beer, wine…, rematados con filo de oro Oh my God 💍.

La camiseta puede ser un arma arrojadiza para lanzarse diferentes mensajes: “Yo pago más impuestos que tú” o “Tú no eres negro” (yo soy naranja, guapo y joven).

Biden recurre a otro de sus iconos, las gafas de aviador en los colores de la bandera. El serigrafista no se habrá vuelto crazy.

Mantienen todos la esencia del merchandising USA que hemos comentado; mucho army.

El bando demócrata recurre también a los nombres de pila del candidato y su nº 2: JOE and KAMALA, mientras que los republicanos destacan únicamente los apellidos: TRUMP and PENCE.

Trump hace llamamientos a infinitos colectivos: black voices (en serio?), Asian Pacific Americans, Catholics, Lawyers, Women, Babies, Irish Americans, Veterans, Latinos, Polish Americans, Moms, Cops… todos FOR TRUMP.

Desde aquí animamos a los grafólogos y peritos calígrafos del mundo a que analicen la firma del Sr. Trump; la exhibe doradamente en estos bolígrafos.

Gemelos no faltan en el merchandising Trump, muy en su línea, así como los accesorios para perros 😳.

Biden es el único candidato que tiene mascarillas en su catálogo (Trump no las necesita, tiene bufanda), y calcetines molones, con las gafas de sol tipo RayBan.

No sé qué me causa más horror, la camiseta de tirantes con Young Biden o el body pintarrajos 🙄.

Como curiosidades destacar las pajitas reutilizables y reciclables de Trump por 15$ el pack de 10 uds., o su puzzle oficial por 35$ (…mamá, y todas estas piezas naranjas ¿dónde van?), el camioncito de madera por 35$…
Aunque el colofón al 2020 puede ser memorable… decora tu árbol🎄 con 24 bolas-gorras Trump por 60🦃🦃🦃

Sin lugar a dudas, si tenemos que dar el premio al producto más sorprendente (o friki 🤓) de todo el merchandising electoral | Trump vs Biden, the winner is… el cuaderno para colorear a SuperTrump con 16 páginas al más puro estilo Marvel

Siento decirte que llegas tarde…, ya no queda ni uno 🥺.

Todos estos productos están en sus respectivas tiendas oficiales online de campaña:

Tienda Trump | Tienda Biden

Mientras que las ventas del merchandising Biden van destinadas a la Victory Fund, Trump destaca en cada artículo que está fabricado con orgullo en EEUU (seguro que no hay nada fabricado en China???).